Asesoría en Lactancia

Ante una madre con dificultades de lactancia, surge casi inconscientemente la intención de intervenir. Recolocamos al bebé y a la madre, mejoramos las posiciones de ambos y, voilà, toma arreglada. 

Efectivamente, con estas intervenciones lo que hacemos es arreglar la toma, esa toma, pero el mensaje que transmitimos a la madre es que ella no es capaz  por sí misma de amamantar eficazmente y que nosotros somos imprescindibles para su lactancia. De este modo, no será capaz de adoptar una buena postura de ella y de su bebé en nuestra ausencia. Por tanto, es mejor sugerirle modificaciones que ella incorpore progresivamente. 

Nuestra intervención se debe basar en sugerencias o en ejemplos usando un muñeco o nuestro propio brazo, evitando corregir la postura manipulando el bebé o tocando a la madre, para que sea ella la que incorpore los cambios necesarios y sea capaz de adoptar posturas eficaces por sí misma.

Dra. Rocío Martín-Gil Parra
Consulta Médica de Lactancia
968 243059