Relactación

- Rocío Martín-Gil Parra

Muchas madres quieren recuperar la Lactancia materna exclusiva, una vez que el bebé está tomando leche materna y también leche artificial, desde luego yo recomiendo intentarlo...

La Exterogestación

- Rocío Martín-Gil Parra

Cada vez se habla más de la exterogestación, una fase muy importante para el desarrollo del bebé, que abarca desde su nacimiento hasta que consigue el desplazamiento autónomo...

Patologías

- Rocío Martín-Gil Parra

Las mujeres con prótesis pueden lactar, si lo desean (nosotros se lo recomendamos). La lactancia es tan beneficiosa para ellas y para sus bebés como...

Últimos artículos

La trona que más me gusta.

- Sin comentarios
Asunto este tan mundano como práctico. ¿Compro una trona? ¿Qué trona me compro? 

Cuándo nació mi primera hija, hace ahora casi 9 años, ninguna trona era barata. Mil posiciones, regulable en altura y convertibles, para justificar unos precios la mayoría de casos desorbitados. La mayoría de tronas, armatostes, seguramente diseñadas para tener al bebé largas horas allí sentado, incluso durmiendo, ya que las hay reclinables.

El paso del tiempo y la experiencia me han obligado a definirme. Después de probar varias, la mía propia y otras en diferentes sitios, la trona que más me gusta es la trona Antilop de Ikea, porque es una trona ligera, que se guarda fácilmente, que vale poco dinero y que tiene una bandeja fácilmente desmontable, que podremos lavar fácilmente después de las comidas. Eso sí, no es reclinable ni evolutiva, por lo que el bebé no se podrá dormir en ella. 


Incluso, podemos utilizar la bandeja como plato, o dejar algunos alimentos en ella mientras nosotros le ofrecemos otros. Porque es importante que el niño se familiarice con la comida, que juegue con ella y que no sea un comedor pasivo. Que pruebe distintos sabores, texturas, que se manche la cara y las manos. Es importante que disfrute comiendo.

Hay gente que se queja de que te puedes tropezar con las patas de la trona, pero para mi gusto esto se debe a que el asiento es un asiento pequeño y sencillo, y que el resto de tronas tiene bases similares, pero el tropiezo se evita por las grandes dimensiones del asiento y de la trona en general, lo que decíamos antes del armatoste.

Como inconveniente, que no es un trona que sirva mucho tiempo, ya que el espacio para meter las piernas no es muy grande. Tampoco quiero yo que le sirva más allá de los dos años porque prefiero que entonces use una silla alta de la que pueda subir y bajar por sí mismo.  

Tanto me gusta esta trona que la tuve y no sé lo que hemos hecho con ella, pero no voy a dudar en volver a comprarla. Espero que esta opinión os sea de utilidad.

Un saludo.

Rocío Martín-Gil Parra
Consulta Médica de Lactancia
  Pida su cita aquí

Asesoría en Lactancia

- 1 Comentario
Ante una madre con dificultades de lactancia, surge casi inconscientemente la intención de intervenir. Recolocamos al bebé y a la madre, mejoramos las posiciones de ambos y, voilà, toma arreglada. 

Efectivamente, con estas intervenciones lo que hacemos es arreglar la toma, esa toma, pero el mensaje que transmitimos a la madre es que ella no es capaz  por sí misma de amamantar eficazmente y que nosotros somos imprescindibles para su lactancia. De este modo, no será capaz de adoptar una buena postura de ella y de su bebé en nuestra ausencia. Por tanto, es mejor sugerirle modificaciones que ella incorpore progresivamente. 

Nuestra intervención se debe basar en sugerencias o en ejemplos usando un muñeco o nuestro propio brazo, evitando corregir la postura manipulando el bebé o tocando a la madre, para que sea ella la que incorpore los cambios necesarios y sea capaz de adoptar posturas eficaces por sí misma.

Dra. Rocío Martín-Gil Parra
Consulta Médica de Lactancia
968 243059

La exterogestación

- Sin comentarios
Cada vez se habla más de la exterogestación, una fase muy importante para el desarrollo del bebé, que abarca desde su nacimiento hasta que consigue el desplazamiento autónomo.

La definición de la exterogestación respeta en sí misma el desarrollo de cada bebé, sea prematuro o no, de desarrollo tardío o no, ya que no habla de fechas, sino de un capacidad adquirida.

¿Qué es la exterogestación?
Tal como la palabra indica, es la Gestación Extrauterina. Tanto el bebé canguro como el del ser humano vivimos dos gestaciones, una intrauterina, que todos conocemos, reconocemos, aceptamos, etc., y que puede durar entre 25 y 43 semanas; y una extrauterina, que es igual de importante que la anterior.
La mayoría de los mamíferos nace capaz de desplazarse autónomamente, lo cual es necesario para su supervivencia, escapar del peligro y buscar alimento. 
Los seres humanos somos mamíferos también, aunque muchas veces se nos olvide, pero nacemos sin ser capaces de desplazarnos de forma autónoma. El resto de cachorros de mamífero, lo consigue en las primeras 24h, a excepción del canguro, que también vive una exterogestación dentro del saco de la madre.

Nuestros bebés necesitan los mismos cuidados que los canguros, aunque muchas veces no somos conscientes. Nuestro bebé recién nacido necesita que le proporcionemos las mismas condiciones de vida que tenía dentro del útero, pero fuera de él.
-        Alimentación a demanda
-        Movimiento a demanda
-        Calor a demanda
-        Acompañamiento y presencia a demanda
-        Sonido de nuestro corazón y respiración a demanda
-        Etc.

Estas son las necesidades del bebé para su correcto desarrollo neurológico, afectivo, digestivo, psicológico... hasta que adquiere la capacidad del desplazamiento autónomo, donde termina la exterogestación y comienzan otras fases del bebé.

¿Por qué nuestro bebés nacen con la necesidad de una exterogestación? 
Según W. Trevathan esta necesidad se debe al adelantamiento del parto debido a la evolución humana. Con la bipedestación, la cadera femenina se redujo, mientras que el desarrollo cerebral fue incrementándose, lo cual hizo que los bebés nacieran antes de estar completamente desarrollados (no podríamos parir a un niño de 9 meses más).
W.Trevathan afirma también que la estimulación sensorial que reciben los bebés fuera del útero puede ser mayor que la intrauterina y permitir un mayor desarrollo neurológico.



Laura Gutman afirma que esta fase debe considerarse como una fase para el contacto entre madre e hijo, la Lactancia, intimidad y complicidad entre madre e hijo, y que no suele respetarse. Démosle la importancia que se merece.

Gloria Urkola


¿Cómo saber si mi Lactancia está yendo bien? Micciones y deposiciones del bebé

- Sin comentarios
Continuamos con el artículo que compartimos con vosotros recientemente, señalando ahora otro aspecto en el que los padres se pueden fijar durante los primeros días para saber si la Lactancia de su bebé está yendo bien. El artículo de hoy, es fruto de la colaboración entre Consulta Médica de Lactancia y Centro Hebamme, como lo es ¿Cómo saber si mi Lactancia está yendo bien?

En este caso, nos fijamos en las micciones y deposiciones del bebé durante los primeros días. Un truco general que yo menciono mucho, es que durante la primera semana, el bebé tiene que hacer tantas deposiciones como días de vida, aproximadamente. Tal vez si hace con menos frecuencia, también consiga sacar toda la leche que necesita del pecho, pero lo tenemos que comprobar pesando al bebé.

Si estamos atentos a las micciones y deposiciones que hace el bebé, y lo pesamos el mismo día que llegamos a casa, y luego cada 2-3 días durante las primeras dos semanas, es difícil que tengamos un problema grave de Lactancia. Porque si no estamos seguros de que el bebé está mamando como necesita, podremos sacarnos leche y suplementarle con leche extraída, sin llegar a casos graves con mucha pérdida de peso. En caso de duda, pediremos cita a un profesional de la salud con experiencia en Lactancia, como una servidora.


Antes de terminar, os recomiendo revisar otro artículo de nuestro blog, "Las deposiciones del bebé", con imágenes sobre la transición de las deposiciones del bebé durante la primera semana. Y consultar en caso de dudas.

Dra. Rocío Martín-Gil Parra
Consulta Médica de Lactancia
968 243059

La Asociación Española de Pediatría y las Compañías de Alimentación Infantil No Saludable

- Sin comentarios

La curiosidad mató al gato, y a mí me ha dado un soponcio tremendo. He buscado pestlé dentro de la web de la asociación española de pediatría (voy a escribir su nombre en minúsculas a partir de ahora), y he encontrado muchos más enlaces de los que quisiera. Os dejo una muestra y no hago comentarios.






Dra. Rocío Martín-Gil Parra
Consulta Médica de Lactancia
968 243059

Alerta sanitaria ibuprofeno

- Sin comentarios

Me indigno. No puede ser. No puede ser que los fármacos se autoricen, se comercialicen y después se haga el control de calidad. Pero, ¿qué somos? ¿conejillos de indias?. ¿Qué esperan?, ¿que nos tomemos el medicamento a ver qué pasa y ya si avisamos de incidencias, lo revisan y lo retiran?

No paran de publicarse alertas farmacéuticas, y para mí, que el sistema está fallando.

En esta ocasión, hay un montón de ibuprofenos en suspensión, que se utiliza un montón en niños para las fiebres, tan frecuentes a esta edad.

Así que revisa los enlaces y mira a ver si los lotes coinciden con los fármacos que tienen en casa, que ya hacen el favor de cambiártelos por otros de distinto lote, que analizarán dentro de 2-3 meses, cuando ya lo hayas consumido.


Otra alerta sobre Junifen

Ibuprofeno Sandoz

Y otra sobre el Ibuprofeno Sandoz.

Revisa aquí por si ves otro fármaco que tengas en casa. Son tantos, que me he podido dejar alguno.

Atentamente.

Rocío Martín-Gil Parra
Consulta Médica de Lactancia
968 243059

La perversión del marketing de la leche de fórmula

- 1 Comentario
Hola a todos. Hoy quiero compartir con vosotros un artículo que he encontrado sobre la perversión de la industria farmacéutica, concretamente sobre lo que llamo "compañías de alimentación infantil no saludable" y sus estrategias de marketing entre nuestros pediatras. Como el artículo está en portugués, he hecho una traducción libre. Aquí la tenéis:

Imagine la escena: miles de adultos haciendo cola para comer comida de bebé recalentada en boles de acero inoxidable. Los médicos dando empujones para devorar yogures infantiles azucaradas y galletas de avena y miel. Cientos de profesionales de renombre dispuestos a responder a las preguntas de un juego y ganar peluches;,tirando dados gigantes para ganar helados gratis. 

Estas escenas no pertenecen a ninguna de comedia o una pesadilla para los padres agotados. Son reales y plantean, muy elocuentemente - y caricaturizado en este caso - una faceta poco conocida de la medicina. 

La relación entre la industria farmacéutica y médica es siempre problemática. Las empresas privadas priman el resultado antes de la salud, beneficio social o ambiental. Hay cambios en el horizonte, pero son lentos y solo en unas pocas empresas. Si el beneficio viene antes de todo y el poder es casi ilimitado, como en el caso de la industria farmacéutica, la ética, incluyendo la de los médicos, y el bienestar del público son víctimas fáciles.

Hay muchas restricciones que limitan la publicidad de los medicamentos directamente al consumidor. Por lo tanto, el médico que prescribe el medicamento termina siendo el blanco preferido de la industria. Hay varias formas de influir en la "opinión científica" de los médicos. Y los objetivos más valiosos son aquellos que son capaces de influir en las decisiones que generan más ventas, ya sea por influir directamente en la población, el gobierno, los medios de comunicación y, sobre todo, en otros médicos. 

La industria puede, por ejemplo, financiar estudios "científicos" acerca de sus productos, enmascarar o alterar los resultados; manipular las estadísticas; o llevar a cabo la estrategia más común, publicar sólo aquellos estudios que dieron resultados favorables. Los médicos reciben dinero (directamente, pero con disimulo) para promover las industrias directa o indirectamente o una droga. Se ven atraídos por favores como entradas para eventos, viajes pagados y estancias en hoteles caros, electrodomésticos de todo tipo, comisiones, pagos por la publicación de artículos, dando conferencias que muestran lo bien que tal o cual remedio ... bueno, hay muchas estrategias. 

Una de las empresas más creativas es Nestlé de Brasil. La industria de la alimentación infantil más grande del planeta eligió una estrategia, extremadamente inteligente, influir en en nuestros pediatras. Ahora, los pediatras influyen en las madres y padres, de modo que ¿quién se preocupa por la salud de nuestros niños? ¿Hay una forma de vender mejor que esa? Resulta que Nestlé está constantemente en la lista de las peores empresas del mundo para el planeta (ver más en http://www.stopcorporateabuse.org/search/node/nestle)  con varias prácticas cuestionables para la salud y el medio ambiente. Por ejemplo, añadiendo cantidades brutales de azúcar a sus productos (lo cual genera adicción física). Una empresa a la que diversos sociales apodan desde hace muchos años "Baby Killer", que ha creado una cultura de la leche mala o débil al vender su leche materna leche infantil,  y distribuir propaganda y regalos en los hospitales, incluidos los países pobres, que induce el destete, y por tanto la desnutrición y la enfermedad y a menudo la muerte de millones de bebés. Estas prácticas fueron combatidas ferozmente por la sociedad civil, en especial el movimiento feminista, y que están prohibidas en la mayor parte del planeta. 

Pero, por desgracia, en nuestro país y en muchos otros, el destete precoz sigue siendo una triste realidad. Y a menudo se produce debido a los consejos de los profesionales sanitarios, incluidos, pediatras y obstetras. Hospitales de maternidad son conocidos por la práctica de ofrecer suplementos para los recién nacidos, a menudo innecesariamente, a pesar de las familias. La Sociedad Brasileña de Pediatría hace un gran trabajo para proteger y promover la lactancia materna, como, por ejemplo, presionando para la aprobación del permiso maternal de seis meses. Salvo eso, todo lo demás que hace la Sociedad Brasileña de Pediatría, literalmente, está patrocinado por Nestlé. Cursos, actualizaciones, manuales, correspondencia ... todo. Es mucha simpatía. Nestlé está tan identificado con la pediatría brasileñas, causando fascinación en todo el mundo que es un "caso" de marketing para estudiar. Esto supone una ambigüedad muy grande, por un lado, defendiendo la lactancia materna, y por otro, apoyando a la industria que históricamente ha sido y es su peor enemigo. Los productos de alimentación infantil deben ser una especie de reserva técnica para casos excepcionales, pero están muy de moda todos los días para los médicos. 

Así que ... la semana pasada me pasé un día en Nestlé Curso de Actualización en Pediatría, que ofrece (gratis) por la empresa anualmente y al que asistieron miles de pediatras de todo el país. La edición de 2012 fue en Río de Janeiro, y fue allí para asistir a una escuela específica. 

Lo que vi era difícil de creer. Un patio gigante, con miles de médicos, en su mayoría mayores de 40 años, que se daban empujones para participar en promociones de Nestlé. El juego consistía en contestar preguntas, casi todas relacionadas directa o indirectamente con los productos de la empresa, para ganar animales de peluche, juegos infantiles de memoria sobre la comida ; juegos de memoria de la infancia acerca de la comida para bebés de Nestlé, hacerse fotos con un yogur de Nestlé para colgarlas en facebook, videojuegos con los símbolos de los productos... En las gradas se servían yogures infantiles, galletas, comida para bebés... con camareras de etiqueta, que degustaban los pediatras, en medio de un anuncios gigantescos de todos los productos de la compañía, especialmente de leche para bebés.

Lo que vi fue un espectáculo de infantilización simplemente increíble, una empresa que trata a los pediatras como a niños y los pediatras asumiendo ese papel en forma de caricatura. Esto nos permite imaginar como Nestlé está inscrita en la mente de estos profesionales. La empresa se transforma inconscientemente la empresa en una "gran madre" que los ama, y por lo tanto merece el amor filial. Increíble mezcla de marketing y psicoanálisis, que para alguien que viera esta escena desde fuera, creería que es una película de terror real. 

Algunas fotos pueden ilustrar de manera muy superficial ligeramente de lo que se describe aquí.


En fin, un abrazo a todos.
Rocío Martín-Gil Parra
Consulta Médica de Lactancia
968 243059

De leche, caries y anestesia

- 1 Comentario
Dice una madre:

Querida Rocío, Soy una gran amantadora y seguidora tuya desde hace tiempo. Mi hijo tiene 3 años y 10 meses y adora seguir mamando. Todavía creo que mama bastante para su edad, por la mañana cuando se despierta y por la noche siempre para dormir y durante el día unas 10 veces de media. No parece muy despistado a pesar de mi reincorporación al trabajo y de su nueva tarea escolar! 
Estamos bien y felices con nuestra lactancia. Hace ya un año y medio que tuvimos que emigrar. Aquí soy la única que se saca la teta en público y también de las pocas (en este tiempo solo vi a una madre más, mi amiga) que tiene una lactancia más duradera, (¿todavía? como dirían muchos). 
Te escribo porque estoy algo hundida con el tema de la caries de mi hijo. Resulta que le acaban de diagnosticar 10 caries en su boca. Para empastar tienen que hacerle una anestesia general debido a su corta edad, ya que no aguantaría quieto y con la boca abierta tanto tiempo. Mi marido y yo esto lo llevamos fatal, tenemos un montón de dudas al respecto y mucho miedo. De hecho nos dieron cita para la intervención pero lo paralizamos hasta contrastar con otro dentista .
Consentimiento informado que le han dado a la
madre para la anestesia para el procedimiento
dental. Nótese que le dicen que le van a dar una
medicación bebida, pero que el consentimiento
abarca todos los tipos de anestesia.
Ayer estuvimos en la consulta de otra dentista y en este caso dio dos opciones para hacer los empastes. La anestesia general o una bebida sedante llamada Versed. Adjunto el documento que lo explica y que nos dieron. Según nos han explicado en este caso la bebida sedante es posible administrársela al niño porque sus caries no son profundas y después de una limpieza dental comprobaron que su comportamiento en la silla durante la manipulación era adecuado (sin pánico, ni llantos ni nada de nada). En este caso habría que administrársela dos veces ya que no es posible empastar todas las caries de una sola vez, si fuera anestesia general si se podría. 
El motivo de la caries no está claro, sinceramente lo primero que me preguntó el dentista es si tomaba leche. Le dije que de mi leche, y contestó que debido al alto nivel de azúcar de mi leche (u otras leches supongo que también) pues eso alimentaba las bacterias que atacaban sus dientes. Yo no contesté nada. Pero no creo que mi leche provoque la caries, pero a la vez me siento culpable. 
El caso es que desconozco el motivo pero no es la primera vez que oigo que la leche materna provoca caries. A una amiga en Murcia le dijeron lo mismo. Cierto es que le lavamos los dientes por la noche antes de acostarse pero sigue mamando cada noche un poco. Siempre se despierta para mamar. Dormimos juntos desde que nació y lo llevo bastante bien. Lo que no veo es como mi hijo puede tener tantas caries, hace solo un año que empezó a tomar azúcar habitualmente en cumpleaños y eventos especiales, bueno y ahora helados. Siempre me he preocupado bastante de su alimentación y ha sido muy duro para mí. 
Te he contado más o menos las cosas que nos preocupan y la historia de nuestro hijo. Ahora, desde aquí, me he visto desvalida y he buscado tu apoyo, nos encontramos en la tesitura de tomar una decisión al respecto, si bien elegimos la anestesia o la sedación bebida. Creo que eres la persona perfecta que me podrá ayudar en estos momentos y por eso acudo a ti. Quizás sea complicada una consulta a distancia pero podemos aprovechar los avances tecnológicos para logarlo. 
Ahora mismo nosotros  Si es posible nos encantaría saber la opinión de Rocío para ayudarnos sobre que es lo mejor para nuestro hijo. 
Un fuerte abrazo

Querida mamá,

Respecto a las caries, parece que dependen de sensibilidades individuales, y no del amamantamiento. Sí que está demostrado que los niños alimentados con biberón tienen más caries que los niños alimentados al pecho, y que este riesgo de caries aumenta si en el biberón se introducen zumos o bebidas azucaradas. En el caso del biberón, el bebé tiene que parar el flujo de líquido que le va entrando en la boca, de modo que, aunque se quede dormido, si queda contenido en el biberón, le seguiría entrando. En la teta es necesario que haga una succión eficaz, de modo que cuando ésta disminuye, el flujo de leche disminuye o cesa. Son mecanismos de succión totalmente opuestos, y muchos dentistas los asemejan, pero no tienen nada que ver. 

Tendrás que hacerle los tratamientos que te recomienden, ya sea fluoraciones, empastes… Algunos dentistas se ganan la confianza de los niños y consiguen hacerle los empastes de uno en uno, después de muchas visitas, lo cual sería posible ya que Jairo tiene casi 4 años y puede comprender lo que se le va a hacer y la necesidad de colaborar si el personal es atento y empático con él. 

Por lo que dice tu dentista y has entendido tú, parece que lo que le van a dar es Midazolam oral, un jarabe con un medicamento relajante parecido al Orfidal o al Valium. Parece también que se lo van a dar dos veces, y me parece normal por la posible duración del procedimiento. El midazolam relaja y muchos niños se quedan tranquilos y se dejan arreglar las caries. Lo veo un procedimiento estupendo que no se llega a considerar anestesia, sino relajación o ansiolítico, y si tu dentista cree que es suficiente, adelante.

Si esto no es posible, la anestesia tampoco te tiene que preocupar, ya que no conozco a ningún anestesista que duerma niños sin estar capacitado para ello. Se le tiene mucho respeto, y eso que en muchos casos puede ser mucho más fácil que anestesiar a un adulto. La anestesia para un procedimiento dental en un niño de casi 4 años no es una anestesia complicada, tu hijo se recuperará pronto y te lo podrás llevar a casa en pocas horas. 

Sin embargo, considero que la hoja informativa o consentimiento que te ha dado es muy ambigua y debería aclarar el tipo de anestesia que le van a administrar, ya que, además de mencionar el midazolam, abre la posibilidad a sedación con gases anestésicos o hacer anestesia intravenosa o administrar algún fármaco de forma intramuscular.

Esto depende tanto del procedimiento que tu dentista sabe que va  a hacer, y su duración, como del criterio del anestesista con el que trabaje habitualmente. Ellos deben haber comentado el caso de tu hijo y pactado el tipo de anestesia que van a hacerle, de modo que sabrán que con el midazolam es suficiente, o si van a recurrir a las otras técnicas que te comenta. Yo como madre, y como madre anestesista, me gustaría saber si planean anestesia inhalatoria, que es superficial y puede ser adecuada, si planean canalizarle una vía, hacer anestesia intravenosa, o se van a limitar a darle el midazolam oral. 

Tu dentista debe ser capaz de aclarar este punto, y a mí me gustaría el midazolam oral o el midazolam+gas, por considerar que son los procedimientos menos invasivos y que pueden ser suficientes para realizar los empastes. El niño en ambos casos mantiene sus reflejos intactos y respira por sí mismo, mientras que en la anestesia intravenosa hay más margen de profundidad anestésica, y puede hacerse una anestesia superficial o dormir al niño muy profundamente, lo cual a mí me gustaría que se especificara.

Espero haberte ayudado.

Un abrazo.

Rocío Martín-Gil Parra
Consulta Médica de Lactancia
968 243059

Si mi hijo fuera a nacer con una cardiopatía...

- 6 Comentarios
Me uniría a un grupo de preparación emocional durante el embarazo. Cantaría y bailaría con otras mujeres.
- Consultaría a un psicólogo para contarle mis miedos, para que me conociera y que me apoyara después del nacimiento.
- Me alejaría de la gente que me pusiera nerviosa durante el embarazo, aunque fuera de mi propia familia.
- Seguramente nacería por cesárea, para que el equipo médico estuviera preparado para darle la atención que necesitara. No me importaría en este caso la pérdida del parto vaginal normal que tanto deseaba hasta entonces. Querría mantener las gafas, si las llevara, durante la cirugía, y pediría estar acompañada el máximo tiempo posible, sólo por una persona, la que yo eligiera. Pediría tocarlo y besarlo cuando naciera estuviera estable, metiendo la mano en la incubadora si fuera necesario.
- Me llevaría un sacaleches al hospital, para darle mi leche como si de una medicina se tratara, para darle todo lo que pudiera darle, para darle mi amor en estado líquido. No esperaría a que localizaran uno en el hospital, ni lo compartiría con las 20 madres de la planta, o 40, ni esperaría a que lo subieran de otra planta porque no se supiera donde estaba el de la nuestra. Querría uno para mi sola, que estuviera siempre disponible, sin esperar turnos.
- Me sacaría leche cada 2-3 horas durante el día. De noche me sacaría leche cuando me despertara, que seguro me despertaría de la preocupación que tendría, de querer estar con mi niño y tener que estar separados.
- Buscaría una nodriza hasta que tuviera la subida de la leche. Aunque no haya bancos de leche en muchos hospitales, en algunos permiten que una madre conocida done leche mientras la madre tuviera una producción suficiente para las necesidades del bebé. Pueden requerir una analítica de la donante para descartar enfermedades graves, y lo tendría en cuenta con antelación suficiente.
- A veces piden donación de sangre a amigos no familiares del mismo grupo sanguíneo que mi hijo. Tendría esto en cuenta, y tendría localizados 3-4 donantes de cada posible grupo sanguíneo que pudiera tener mi hijo.
- Cuando naciera, ingresaría en la UCI Pediátrica, lo cual yo creo que es bueno para el manejo de la Lactancia, ya que al estar los niños graves, suelen darle a la Lactancia la importancia que se merece. Mi hijo estaría en una habitación con su padre o conmigo las 24 horas del día, y esto también es muy bueno, para todos, pero, sobre todo, para él.
- Querría que el padre hiciera contacto piel con piel con el bebé cuando naciera. Si fuera posible, que se lo colocara desnudo sobre su pecho. Si estuviera en una cama o una incubadora, tocándolo el máximo tiempo posible allá donde estuviera.
- Acompañaría a mi hijo en todo momento. Si hubiera normas absurdas que limitaran el paso de 9 a 12h, me quejaría en atención al usuario.
- Confiaría en el equipo médico, sin renunciar a mi derecho a estar informada y tomar decisiones respecto a la salud de mi hijo. 
- El cirujano es bueno, pero gruñón.
- Las anestesistas de cardíaca infantil son buenas y atentas, dispuestas a hacer anestesias complejas y a entregar su tiempo. Las y los enfermeros de quirófano de cardíaca infantil también son muy competentes, atentos y entregados.
- Los pediatras de la UCI, muy bien formados. 
- En la UCI, agradecería a enfermeras y auxiliares los cuidados que prestaran a mi hijo.
- No le daría leche en biberón, sino en dedo-jeringa o directamente de mi pecho.
- No sé cómo lo haría para que no me dijeran que tengo que irme a descansar por la noche, ni para evitar que me dijeran tonterías respecto al sistema dedo-jeringa o sobre darle la leche en biberón para medir la cantidad que toma. Tampoco escucharía nada respecto a que las tomas son cada 3 horas. (Yo creo que le diría a mi marido que resolviera este punto).
- No me iría del hospital sin engancharlo al pecho, porque ya sabemos que una producción de leche materna estupenda en el hospital administrada mediante biberón, conduce a una catástrofe doméstica en casa por falta de tiempo para cuidar a mi bebé, sacarme leche, y dársela.
- Pediría cita antes del alta con una persona experta en Lactancia de mi confianza, alguien que me ayudara a cuidar a mi hijo y a superar todo lo que nos habría pasado.
Me olvidaría de todo lo demás. No querría visitas, salvo la de mis hijas mayores. Merendaría con ellas en la cafetería del hospital o jugaría con ellas en el parque cercano, mientras mi marido cuida a nuestro hijo. 
- Lo amaría, profundamente, porque sería todo lo que yo podría hacer por él, y porque soy la única que lo puedo hacer.
- Todo saldría bien.
- Si saliera mal, seguiría amándolo. Pero como soy una persona con mucha  suerte, seguramente saldría todo bien.
- Cuando mi hijo creciera, y viera una cicatriz sobre su pecho, recordaría que superamos esto juntos, y que esa cicatriz, nos unió para siempre. 

Dra. Rocío Martín-Gil Parra
Consulta Médica de Lactancia
968 24 30 59

¿Cómo saber si mi Lactancia está yendo bien?

- 2 Comentarios
Estudiando mi querida Choni (Centro Hebamme) y yo algunos temas de Lactancia, encontramos una tabla muy interesante de Unicef destinada a padres, para reconocer si la Lactancia está yendo bien. Esta tabla la completaremos con otra que publicaremos más adelante, sobre los aspectos más importantes de las desposiciones del bebé, como indicador de producción y transferencia de leche.
Esperamos que esta tabla os sea de utilidad.


Rocío Martín-Gil Parra. 
Consulta Médica de Lactancia. 968 24 30 59
Choni Gómez López. 
Centro Hebamme. 868 04 96 45

Tratamiento del dolor y las lesiones en el pezón

- Sin comentarios
Continuando con el artículo Prevención de las lesiones en el pezón, hoy quiero compartir con vosotros la revisión sistemática sobre el Tratamiento del dolor en el pezón que tanto me gusta del Instituto Joanna Briggs. El trabajo original está disponible públicamente, y lo que aquí hacemos es resumir los aspectos más significativos e intentar aclarar aquellos que cuando nosotros lo leímos, nos resultaron confusos. 

En este trabajo, los investigadores comparan las siguientes intervenciones: 

Compresas a base de infusiones versus compresas de agua tibia versus ningún tratamiento (salvo dejar secar al aire) 
Dolor en el pezón: tanto las madres que utilizaron compresas a base de infusiones como las que utilizaron compresas impregnadas de agua tibia experimentaron menos dolor que las mujeres que dejaron secar al aire el pecho y no se aplicaron ningún tratamiento. 
Los autores no encontraron correlación entre las lesiones externas y el dolor percibido. 
Los autores no recomiendan utilizar compresas de infusiones ya que pueden alterar el olor y el sabor del pezón. 

Apósitos de hidrogel versus lanolina anhidra más conchas protectoras: 
En ambos grupos se observó una reducción en las lesiones durante el estudio. 
En ambos grupos mejoró el dolor en general y el dolor durante la toma. 
En el grupo tratado con lanolina y conchas protectoras, el dolor durante la succión disminuyó de forma significativa. 
En ambos grupos, mejoraron tanto la técnica de Lactancia como la satisfacción respecto al amamantamiento.
Sin embargo, el estudio se interrumpió por el alto índice de infecciones que experimentaron las mujeres que utilizaron apósitos de hidrogel. 

Conchas protectoras del pezón versus ningún tratamiento. 
Los autores de este trabajo encontraron que el mayor pico de dolor se presentaba durante los primeros dos minutos de succión, y era más intenso durante el segundo día de vida del bebé, similar en ambos grupos de tratamiento. 

Técnica de Lactancia Materna versus ungüento de mupirocina (Bactroban (R)) versus ungüento de ácido fusídico (Fucidine (R)) versus cloxacilina/eritromicina oral: 
Este estudio se realizó en mujeres con irritación en el pezón, fisuras en la piel y cultivo positivo para estafilococo aureus, con o sin exudado purulento. 
Este estudio se interrumpió debido a la alta tasa de fracaso de tratamiento, a que el dolor no cesaba, la cicatrización de las heridas no cesaba y el alto riesgo de desarrollar mastitis en los grupos sin tratamiento antibiótico, de modo que en aquellas mujeres que no recibieron antibiótico sistémico, el riesgo de desarrollar mastitis era del 25%, frente al 5% de las mujeres que sí lo recibieron.

Dra. Rocío Martín-Gil Parra
Consulta Médica de Lactancia

Experiencias con el uso de Relactadores caseros

- Sin comentarios
Hace poco publicábamos el artículo Mis trucos para utilizar el Relactador. Comentábamos que no teníamos experiencia con el uso de Relactadores caseros, y dos madres han salido en nuestra ayuda, ofreciéndonos su experiencia al respecto. La primera de ellas dice así:
  
"Yo puedo añadir unas cuantas cosillas más, tras 6 meses de utilización del relactador y 16 de lactancia materna.

Relactador casero utilizado por una madre que comparte
su experiencia con nosotros. ¡Muchas gracias!
Lo primero, que antes de invertir en el suplementador, yo me hice uno casero, que me iba bastante bien, con un pequeño biberón de cristal y una tetina. La tetina la ponía del revés y ponía la sonda a modo de pajita. Me lo colgaba en posición vertical y hacia igual que con el suplementador comercial. 

Pegas, básicamente, que en mi caso personal, salía demasiado flujo de leche artificial, con lo cual mi pequeña no se esforzaba mucho, no mamaba más, no hubo aumento de producción, pero sí de peso (tampoco una locura, pero mejoro).

Decidí comprar el "incentivador"....yo lo bauticé así (al Relactador de Medela). En mi caso, me servía para animarla a mamar. Junto al portabebés, la mejor de las compras. Yo nunca lo pegué con esparadrapo, porque no se lo conectaba desde el principio. Ella buscaba, se enganchaba bien, comenzaba a mamar bien y se dormía... Entonces, la separaba, hacía que abriese la boca y entre la comisura ponía la sonda...cuestión de práctica. 

Lo que comentas de la válvula, totalmente de acuerdo. Pero yo al usar la sonda de modo intermitente, no necesitaba tener la otra sonda a modo de válvula, pues con cada desconexión o sacándola un poquito entraba aire. 

No estoy de acuerdo en lo de la sonda, creo que lo mejor es que lleve los tres tamaños, yo el que utilizaba era el rojo (el más pequeño), ya que con los demás, no notaba que ella trabajase ni mejoraba la producción. Empecé a utilizar los otros cuando ya el rojo empezó a fallar. 

Lo de las leches, para mi la que mejor iba era una biológica, encima tenía un sabor normal, a leche y no atrancaba nada. Alguna vez que me saque materna, se la bebía volada! 

Y bueno, básicamente esta es mi experiencia con el suplementador. Gracias a él, al apoyo de mi marido, seguimos con lactancia 16 meses después. Eso sí, yo no dejé de usarlo hasta que inició la alimentación complementaria.....a día de hoy, sigue igual ritmo de peso, siendo un bebe que come de maravilla, de todo y a trocitos.

Espero que mi opinión sirva de ayuda para otras madres".

Otra mamá nos comenta:

"¡Hola Rocío! 

Yo también llevo detrás mucha experiencia con relactador... 6 meses con el mayor y otros tres por ahora con la pequeña.
Genial el artículo y todas las explicaciones y detalles que das. 

Mi Relactador es similar al que explicáis más arriba. No hace falta volcarlo, pero si se vuelca la tetina al revés hace difícil que se salga la leche. 

También he usado el de Medela, pero como dice también Rocío en las pausas de la bebé es cuando entraba el aire. 

Una aclaración, al comprar el de Medela me di cuenta de que con una de las sondas se salía la leche, reclamé y me dieron otro con un sistema de cierre algo distinto..., lo digo por si le pasa a alguna otra madre. Ánimo con las retiradas de suplemento, nosotros no lo hemos conseguido pero el mayor mamó 4 años..."

Y como estos testimonios me parecen muy explicativos, y pueden animar a muchas madres en sus Relactaciones, he querido compartirlos con vosotros. 
Muchas gracias a ambas por vuestra experiencia.


Rocío Martín-Gil Parra
Consulta Médica de Lactancia
968 243059

Consulta en madre que amamanta en tandem

- Sin comentarios
Madre lactante en tandem, hija menor de 1 mes y medio. Niño mayor de 3 años.
Ganancia ponderal subóptima de la niña al mes de vida, a pesar de estar en percentiles elevados, ya que la niña está perdiendo percentiles. Iniciamos suplementación con 30 cc de leche artificial por toma en las tomas diurnas.  

Dolor valorado por la madre en 7/10 durante la toma y 4/10 después de la toma (escala EVA). Grietas por tracción en zona exterior de mama izquierda. Cambios de coloración en ambos pezones después de las tomas, más blanquecinos, sugestivos de fenómeno de Raynaud. Pezoneras. 
Frenillo tipo III, posterior, submucoso, que se identifica perfectamente a la palpación, pero no se observa a simple vista.

Después de visitarnos, la madre mejora la postura del bebé al pecho, desapareciendo las grietas por tracción. 
Excelente respuesta del peso de la niña a la suplementación. La niña mantiene percentiles y la madre inicia retirada progresiva de suplementos aumentando las tomas al pecho, que son casi continuas. El hijo mayor sigue mamando.
La madre se realiza un cultivo, que habíamos solicitado.

Cuando vuelve a revisión al mes, la niña tiene ya 2 meses y medio. Ganancia ponderal muy buena, no se aprecia en la gráfica la retirada de suplementos. Persiste el dolor. Las grietas han desaparecido. El cultivo resultó negativo. Persisten los cambios de coloración, con pezón muy sonrosado que pasa a blanquecino después de la toma. 

Recomendamos repetir el cultivo en un mes. El aspecto sonrosado del pezón es sugestivo de alteración de la flora del pezón (mastitis leve), por lo que iniciamos tratamiento tópico con una pomada antibiótica hasta tener los resultados del cultivo. Iniciamos tratamiento de síndrome de Raynaud. Hemos decidido realizar tratamiento médico con los medios a nuestro alcance antes de achacar el dolor al frenillo tipo III, que pensamos que puede no ser necesario liberar. 

Volveremos a valorar a la madre en un mes con los resultados del cultivo, después de haber recibido tratamiento para el síndrome de Raynaud.

Esto es lo que hacemos en la Consulta Médica de Lactancia (entre otras cosas :)).

Rocío Martín-Gil Parra
Consulta Médica de Lactancia
968 243059

Cultivo bueno. Cultivo malo.

- Sin comentarios
Hola a todos,

Hoy os quiero presentar los resultados de dos cultivos diferentes de la misma paciente, realizados con poco más de un mes de diferencia, ante la persistencia del dolor y la necesidad de disponer de un antibiograma para iniciar el tratamiento correspondiente.

La presencia y gravedad de la infección puede variar en ese tiempo, por lo que si ha pasado mucho tiempo, yo prefiero repetir el cultivo. Habitualmente oriento el tratamiento respecto a un antibiograma durante un mes, y transcurrido ese tiempo, lo repito.

Lo importante en este caso es cómo el laboratorio interpreta los resultados. En el primero de los casos, considera que menos de 1000 UFC (unidades formadoras de colonias, cantidad de germen) no es una infección, y no hace antibiograma, dejándonos desnudos frente a la infección, ya que no podemos ajustar el tratamiento, aunque el cultivo para nosotros, clínicamente, sea positivo. Nosotros pensamos que tiene infección, el laboratorio identifica un germen, pero no nos dice cómo eliminarlos, porque ha interpretado, según nuestro punto de vista erróneamente, que eso no es infección. Para nosotros sí lo es, porque tiene dolor, y porque la experiencia nos dice que cuando lo tratamos, y el cultivo se negativa, la madre mejora.



Pero nuestra paciente sigue con dolor. Consideramos que se tiene que repetir el cultivo, y le recomendamos que vaya al laboratorio que colabora con nosotros, con el cual llevamos mucho tiempo trabajando, y nos da resultados útiles.

De modo que la paciente se repite el cultivo, el laboratorio identifica el gérmen, nos dice qué tratamientos son adecuados para ese germen, e iniciamos el tratamiento. A veces, aunque según el laboratorio la bacteria sea sensible a un antibiótico determinado, en la madre se comporta como resistente, y tenemos que ir ajustándolo en función de cómo se encuentra la madre. No debemos empeñarnos con un antibiótico si la madre nos dice que no le va bien. En ningún sitio dice que si la madre no se encuentra bien después de una semana de tratamiento, con cuatro se va a curar, o incluso cinco, como he visto algunas veces. Escuchémosla, cambiemos, y lo esperable es que mejore.

Espero que este artículo os haya resultado últil. Si es así, por favor, compártelo. 

Gracias.

Rocío Martín-Gil Parra
Consulta Médica de Lactancia
968 24 30 59

Mis trucos para usar el Relactador

- 6 Comentarios
Muchas madres quieren recuperar la Lactancia materna exclusiva, una vez que el bebé está tomando leche materna y también leche artificial, desde luego yo recomiendo intentarlo. Uno de los principales problemas en estos casos es el de succión, ya que la leche artificial se suele administrar mediante biberón, que no calma tanto como la succión al pecho, por lo que el niño no se queda tranquilo después de las tomas y se va preparando progresivamente más cantidad de leche artificial en detrimento de la leche materna.

Las madres suelen dar primero pecho y después leche artificial en biberón, el niño mama el pecho rápidamente, ya que está acostumbrado a tomar después biberón, que sale rápido y abundante. El biberón no relaja al niño, por lo que los padres preparan más creyendo que se queda con hambre, llega saciado a la siguiente toma, mama rápido y mal, y después del biberón lo mismo no se relaja. Hay que llegar a dar grandes volúmenes de leche artificial para que el niño se quede empachado y tranquilo después de la toma, lo cual es muy perjudicial para la leche materna que hay en la teta, ya que el bebé no la vacía y el cuerpo de la madre interpreta que tiene que producir menos, y …

Para mí es fundamental cambiar el sistema de alimentación, y darle todo el alimento a través de la teta, “engañando” al niño. Esto se hace con una sondita a través de la que se da al niño la leche artificial que necesita mientras mama, lo cual hace que mame vigorosamente, succione bien, se quede más rato en la teta, la vacíe bien, aumente la producción de leche y podamos poco a poco retirar la leche artificial.
Imagen: Medela.

Esto es muy importante: la leche artificial se retira poco a poco, controlando la evolución de los pesos del bebé, y una vez que el niño está acostumbrado a tomar una determinada cantidad de leche artificial, no se puede retirar de golpe, ya que afectaría a su crecimiento. En estos casos, lo que tenemos que intentar es mejorar la succión, que se encuentre a gusto con el pecho, no retirar la leche rápido, ya que esto lo conseguiremos con el tiempo.

En estos casos es de mucha utilidad el Relactador o Suplementador, que puede ser comercial o casero. El único Relactador que hay en el mercado es el que comercializa Medela (ellos lo llaman SNS o sistema de nutrición suplementaria), y a mí me resulta bastante cómodo, aunque hay que saber utilizarlo. Se puede también utilizar una sonda larga conectada a una jeringa, pero es bastante más engorroso ya que es necesaria una segunda persona y las jeringas tienen un volumen limitado, por lo que es necesario cargar la jeringa con más leche durante la toma.

Llevo bastante tiempo usando el Relactador en la consulta, y suelo utilizar la sonda grande, que es la que lleva la pieza transparente. Hay tres tipos de sondas, en función del flujo, la de diámetro pequeño, mediano y grande. Es importante que el niño reciba un buen flujo de leche artificial mientras mama, ya que el flujo de leche materna ha disminuido, y juntar los dos tipos de leche en la teta. El relactador a veces se atasca, por eso también es importante la sonda gruesa.


La sonda gruesa es la que tiene la pieza (válvula) transparente, la sonda intermedia es la que tiene la pieza blanca, y la sonda fina es la de la pieza roja-granate.

Uno de los trucos esenciales para dar la leche artificial mediante el Relactador es prepararla con agua a temperatura ambiente. Si la preparas con agua caliente, la leche artificial cambia durante la toma, como si se “coagulara” y no pasará por el relactador. Por supuesto, si usas leche antirreflujo o espesada de alguna forma, va a ser difícil que pase. La leche idónea para relactar es leche artificial normal o hidrolizada.

Hago este inciso sobre el tipo de leche porque, como hemos dicho antes, las tomas al biberón no sacian ni relajan tanto  como las tomas al pecho, es frecuente que los niños regurgiten, mucho, debido a los grandes volúmenes de leche que hay que darles, y es frecuente también que los padres cambien entonces la leche por leche antirreflujo. 

El proceso de "coagulación" es frecuente incluso con la leche artificial normal, de modo que, aunque no lo digan las casas comerciales, creo que las leches de fórmula normales tienen características antirreflujo, con espesantes, de modo que si tardamos en dársela, al enfriar, espesa, y se nos atasca el relactador. Supongo que con los biberones este proceso no se percibe porque suelen tienen los poros de la tetina más grandes, la leche sale más rápido que con el Relactador, y en muchos casos este es un proceso que sucede en el estómago del bebé.

Seguimos. En el Relactador es difícil preparar la leche artificial, ya que tiene las dos sonditas colgando y no invita mucho a agitarlo, queremos que no se manchen, ya que se las vamos a meter a nuestro bebé en la boca mientras mama. De modo que podemos preparar la leche artificial en el biberón y después pasarla al Relactador.

La madre entonces se lo cuelga en el pecho y acerca una de las sondas al pezón. La tiene que dejar a la misma altura que la punta del pezón e introducirla en la boca del bebé mientras mama, normalmente a la altura de la comisura, porque es más difícil que el bebé se atragante.
La sonda se coloca a la altura de la punta del pezón. En este caso, si colocamos al bebé en posición de cuna clásica, sobre nuestro brazo, la sonda quedará situada en su comisura. Se introduce en la boca del niño junto con el pezón mientras mama.

El Relactador tiene dos sondas, se supone que para cada uno de los pechos, para poder suplementar al pecho a gemelos, pero en la práctica esto es difícil. Al principio la leche fluye por las dos sondas, por gravedad, pero posteriormente, por una tendrá que entrar aire y por la otra salir la leche, así que me resulta práctico pegar una de las sondas a la altura del hombro de la madre, hacia arriba, ya que evitamos que gotee leche y permitimos que entre aire.

La sonda que no estamos utilizando la colocamos cerca del hombro de la madre, para que permita la entrada de aire y no gotee leche.

Si me escucharan en Medela, les diría que sería suficiente que el Relactador llevara una sola sonda, y que sería bueno ponerle un tapón en la base, incluso con válvula antirreflujo, para que entre aire pero que no salga nada del interior. El producto es muy bueno, pero con una entrada de aire al envase sería perfecto, como la de los los vasos antivuelco.

A veces el Relactador se atasca, por el tipo de leche o por lo que sea. Pinzamos entonces la sonda permeable, la que no se ha atascado, y apretamos el envase hasta observar que la leche sale por la sonda atascada. El Relactador lleva unas ranuras para pinzar las sondas durante la toma, para evitar el goteo de leche cuando el niño no está mamando, y que utilizamos también para estos desatascos.
En esta imagen, las dos sondas están pinzadas utilizando las ranuras del Relactador.

Es importante observar que la leche artificial sale durante la toma, lo cual se comprueba porque se ven burbujitas dentro del Relactador.
Cuando la leche fluye hacia la boca del bebé, por la otra sonda entra aire, y se ven burbujitas dentro del Relactador.

Es poco frecuente utilizar el Relactador con leche materna, aunque es perfectamente posible y no plantea los problemas de espesamiento que suceden con la leche artificial. Habitualmente, además, si la madre se estaba sacando leche y se la daba al niño mediante biberón, cuando suplementa todas las tomas al pecho, puede prescindir del sacaleches, ya que el bebé vacía mejor el pecho. Estoy suponiendo que los motivos más frecuentes para que una madre se saque leche y se la de al bebé en diferido son un dolor severo, de modo que no tolera el enganche, o una succión débil, por lo que en estos casos sería más recomendable el sistema dedo-jeringa.

Sobre los Relactadores caseros, lo que yo he utilizado son sondas nasogástricas neonatales, como las que se pueden utilizar en el sistema dedo-jeringa, conectadas a una jeringa. Las sondas nasogástricas neonatales son difíciles de conseguir, ya que son de uso hospitalario, por lo que no están al alcance de la mayoría de los padres, e intentar pedirlo en la farmacia será en la mayoría de los casos un esfuerzo vano, ya que o no sabrán identificar el producto necesario, o creerán que sí, pero se equivocarán al servirlo. En cualquier caso, si están a vuestra disposición, sabed que se colocan en el pecho a la altura de la punta del pezón, igual que el Relactador comercial, y en la otra punta se conecta una jeringa con la leche que vayamos a administrar, que en un principio sería de 10 ml para controlar el flujo de leche. En muchos casos el bebé estará tomando bastante más cantidad de leche artificial que esos 10 ml de capacidad que tiene la jeringa, y tendremos que recargar la jeringa durante la toma, por lo que son necesarios dos cuidadores en este caso, mientras que si usamos el Relactador comercial sólo es necesario uno.

Algunos autores han descrito también sondas de este tipo conectadas directamente al biberón, pero yo este sistema no lo he usado, y vista la experiencia con el Relactador de Medela, entiendo que habrá que poner el biberón boca abajo colgando de algún sitio, tendrá que entrar aire para que pueda salir la leche… me lo imagino engorroso.

No quiero terminar este artículo sin decir que el Relactador está ideado para suplementar con la leche materna o con leche artificial, pero que no es un buen sistema cuando la succión es débil o el bebé se queda dormido durante la toma. En estos casos es preferible alimentar al bebé con el sistema dedo-jeringa, y, una vez que esté más fuerte, usaremos el Relactador, tal vez en un par de semanas. 

Si usamos el Relactador para suplementar a bebés con una buena succión, a la vez que introducimos los suplementos, los estamos retirando, ya que estamos haciendo una auténtica rehabilitación de la succión. Con el Relactador, el bebé va a succionar el pecho eficazmente, mejor que cuando tomaba teta+biberón, y nos evitamos el círculo vicioso teta-biberón-bebé inquieto-hay que preparar más biberón. Con el Relactador el bebé mamará bien, sin enterarse de que parte de la leche es exógena, y una vez que el peso se recupere, retiraremos los suplementos poco a poco.

Decir también, que en la Consulta Médica de Lactancia hemos apoyado a muchas madres en sus Relactaciones, y hemos conseguidos grandes éxitos, de niños que tomaban leche artificial exclusiva y/o casi exclusiva, pero que eran capaces de engancharse al pecho, de niños muy pequeños y de niños más grandecitos. El único requisito para empezar la Relactación es que el bebé se enganche, aunque la toma dure poco, y ya lo motivaremos a mamar mejor con la suplementación al pecho.

La mayoría de padres y de bebés se adapta al Relactador en una semana, y entonces paramos la escalada de leche artificial y posteriormente la reduciremos. El control del peso y la retirada de suplementos las podemos asesorar mediante correo electrónico o consultas virtuales. 

Todas las madres que lo han intentado merecen mi admiración y, en más de una ocasión, se me han puesto los pelos de punta. La Naturaleza es asombrosa, y yo no me acostumbro al milagro de la recuperación de la Leche Materna, siempre es una maravilla.

Rocío Martín-Gil Parra
Consulta Médica de Lactancia
968 243059