Galactogogos para aumentar el volumen de leche materna extraída en madres de bebés prematuros hospitalizados

Según una reciente revisión Cochrane, publicada en Diciembre de 2011 en su versión inglesa, las madres de bebés prematuros que no realizan succiones nutritivas al pecho deben extraerse la leche y tienen con frecuencia dificultades para mantener el volumen de leche para cubrir las necesidades de su bebé. La alimentación de los bebés prematuros aumenta la incidencia de enterocolitis necrotizante (una enfermedad potencial mente mortal) respecto a la alimentación con leche materna de donante. Además, distintos estudios sugieren que la leche de vaca aumenta la incidencia de infecciones gastrointestinales y sepsis.

El objetivo de la revisión fue evaluar el efecto de distintos fármacos administrados más de siete días a madres de bebés prematuros con producción insuficiente de leche sobre el volumen y duración de la lactancia.

Para ello se seleccionaron dos estudios que evaluaban el efecto de la Domperidona en un total de 59 binomios madre-hijo. El metaanálisis de los resultados puso de manifiesto un discreto aumento en el volumen de leche extraída de 100 ml/día en las mujeres tratadas con domperidona a una dosis de 10 mg tres veces al día durante siete a catorce días. Nigún estudio demostró efectos beneficiosos a largo plazo en cuanto a resultados de lactancia. 

En la actualidad, no hay estudios que fundamenten el uso profiláctico de galatogogos durante la gestación. Sólo se ha probado el efecto de los galactogogos administrados a partir del día 14 postparto y después de que se preste asesoramiento y apoyo completo en lactancia. Los autores concluyen que son necesarios más estudios que evalúen los resultados de lactancia a largo plazo de la administración de galactogogos en grupos amplios de madres de prematuros, y que estos fármacos sólo deben usarse en madres que han recibido una atención integral sobre lactancia.
Dra. Rocío Martín-Gil Parra
Consulta Médica de Lactancia